Loading...

viernes, 22 de abril de 2011

http://www.monografias.com/trabajos5/comusat/comusat.shtml

TELECOMUNICACIONES SATELITALES

Hace tan sólo cinco años, la transmisión de voz, video y datos vía satélite representaba un plan de negocio sólido para los proveedores de servicio. La idea básica era comunicar a personas y empresas en corporativos, carreteras, aviones e incluso regiones geográficas complicadas como montañas, desiertos o islas.
Muy pronto la euforia llegó a México. Operadores de la talla de Satmex, GlobalStar o Iridium arribaron a América Latina. En esta fiesta sus fabricantes tallaban la tecnología en muestras como Expocomm México: "Tecnología satelital para todos" y los atónitos usuarios e incluso un incipiente pero experto canal en telecomunicaciones veía el futuro cercano.
La realidad llegó. Las comunicaciones satelitales para usuarios resultaron incosteables. Hubo casos tristemente célebres: Iridium dejó ir a su flotilla satelital más allá del espectro radioeléctrico al declararse incompetente en todos los sentidos económicos.
Las razones ahora son sencillas de explicar: las comunicaciones basadas en el concepto James Bond (videoconferencia en un maletín con todo lo que un ejecutivo puede soñar: cámara, micrófono, PC) quedaron en las películas, pues las llamadas telefónicas vía satélite a finales de los 90, superaban la escala de $10 dólares por minuto.
Hoy, la euforia con todas sus míticas posibilidades de negocio quedaron en recintos como las salas de exposiciones del WTC capitalino con sus stands llenos de creatividad y cuantificables metros cuadrados. La era romántica satelital fue superada por las aplicaciones prácticas de los entonces menospreciados estándares de las comunicaciones celulares: Por fin, los cálculos plantean alcances reales, lógicos y sin mitos.
Un hoy distinto
Con el avance de la tecnología se ha visto en diferentes ámbitos del mundo que las comunicaciones satelitales han ocupado lugares importantes que garantizan ciertos niveles de vida, negocios y educación. Gracias al desarrollo en este aspecto, se ha abierto el acceso a lugares a los que resulta complicado llegar por medio de otras tecnologías.
Sin embargo, aunque hay avances en los satélites de comunicación para que éstos ofrezcan mejor calidad de vida al usuario, también es cierto que el acceso aún es restringido y el control de la tecnología no es difundido en su totalidad como se desearía para aprovechar de mejor manera los beneficios.
Un poco de historia en regulación
Las comunicaciones satelitales forman parte integral de la red de comunicaciones del mundo, ya que la mayoría se interconectan por medio de sistemas satelitales y los países del tercer mundo ven en ellos la oportunidad de dar el salto y ponerse a la par de estas tecnologías.
En México han surgido redes privadas y de servicios de valor agregado que usan estos sistemas. El 19 de febrero de 1996, el gobierno mexicano dio inicio a los procesos necesarios para privatizar los tres satélites propiedad de Telecomunicaciones de México (Telecomm) y se creó el comité de Reestructuración del Sistema Satelital Mexicano con el propósito de cumplir con las reglas establecidas en la Ley federal de Telecomunicaciones.
Este comité estuvo encargado de definir la estrategia sobre los aspectos generales y específicos en las diferentes fases del proceso de reestructuración, además de supervisar la separación de Telecom en dos áreas: una dedicada a las comunicaciones vía satélite y otra encargada del servicio telegráfico.
Para poder llevar a cabo la privatización, se creó la empresa de participación estatal mayoritaria: Satélites mexicanos (Satmex), compañía a la que se le asignaron las concesiones sobre tres posiciones orbitales para México, así como la propiedad de los satélites Solidaridad 1, Solidaridad 2 y Morelos III.